Contáctate con nosotros

Colonia Ensayo

Intentaron fumigar a metros de la escuela Tambor de Tacuarí con cóctel no apto para embarazadas

Planificaban llevar adelante una aplicación con una potente receta química de seis compuestos que afectan a embarazadas.

Publicado

el

A través de un grupo de alerta conformado para protegerse de las fumigaciones, vecinos de Colonia Ensayo, en el departamento Diamante, denunciaron que se planificaba llevar adelante una aplicación con una potente receta química de seis compuestos que afectan a embarazadas sin que se haya previsto un plan de evacuación que ameritaba este tipo de exposición, explicaron a ERA Verde.

También advirtieron que, según el mapa presentado por el ingeniero agrónomo junto a la receta agroquímica, la pulverización del lote se iba a realizar en infracción a la distancia mínima de protección a escuelas rurales, con lo cual se iba a afectar el establecimiento de nivel primario Nº 16 «El Tambor de Tacuarí», ubicado en el acceso al Hospital Fidanza.

Al dar alerta de la situación a la comisaría de la zona, el profesional planteó cambiar la combinación de agroquímicos, pero los pobladores decidieron igualmente dar a conocer el hecho. Entienden que se trata de una prueba del nivel de atención a este tipo de irregularidades que no fue detectada por los organismos oficiales de contralor y que, de no ser descubierta por la ciudadanía, se las deja pasar y “las llevan adelante igual”, revelaron.

Con un compuesto de Glifosato, 2.4D, Picloram, Cletodim, Piroxasulfone y Clorsulfurón, entre este viernes 7 y sábado 8 de junio se tenía pensado llevar adelante en cercanías de Colonia Ensayo la fumigación de tres lotes agrícolas en vista a prepararlos para la siembra. Pero resulta que una de estas fracciones por tratar está a 356 metros de los límites de la escuela primaria N° 16 «El Tambor de Tacuarí», ubicada en el acceso Hospital Fidanza, en el departamento Diamante. La aplicación de agrotóxicos, tal como fue informada, no se encuadraba dentro de la “zona de exclusión” que establecen los decretos Nº 2.239/19 y Nº 2.895/20 para las escuelas rurales con el objeto de protegerlas y que fija a “donde no se podrán realizar aplicaciones de plaguicidas en las áreas comprendidas en un radio de Cien (100) metros para el caso de aplicaciones terrestres y Quinientos (500) metros para aplicaciones aéreas. medidas desde las ‘barreras vegetales’» que debe tener el edificio escolar. La escuela “El Tambor de Tacuarí”, tampoco cuenta con una “unidad centinela” –un organismo colegiado de la sociedad civil para la contralor de las pulverizaciones–, señalaron vecinos de la zona que alertaron de esta irregularidad.

Fumigación ilegal

La novedad, de que se estaba por fumigar lindante a una escuela en un radio menor al permitido y con productos con alto grado de toxicidad, se conoció a través de un grupo de WhatsApp “Aviso de Fumigaciones de Colonia Ensayo”. Este espacio de comunicación se estableció recientemente luego de que vecinos del barrio Tierra Alta de Colonia Ensayo lograran un amparo de la Justicia que estableció un radio de 1.095 metros para las fumigación terrestre y 3.000 mil metros para las áreas en esa zona para no verse afectados en la salud y el ambiente. Entre otras medidas acordadas, se estableció un sistema de informe de recetas, lugar y momento de las aplicaciones con pesticidas en los campos que, prescribe la normativa, se tienen que realizar con 48 horas de anticipación.

Fue así integrantes de la Vecinal Tierra Alta se percataron que el mapa adjuntado con la receta agronómica para la pulverización del campo de Marino Lell, el técnico responsable, el ingeniero agrónomo Ladilao Pérez Marquezín, matrícula 1.329, anotó que la aplicación se haría en un radio no permitido. Además, el profesional tomó medidas en el mapa de forma distorsionada, en una línea en diagonal entre vértices de los perímetros del terreno, de modo de estirar las distancias. En el documento con los datos del trabajo que presenta en la comisaría de Colonia Ensayo, y que recibe el cabo Leandro Maldonado, Pérez Marquezín “declara que los lotes bajo su supervisión técnica están por fuera del margen de protección que establece el decreto que regula las fumigaciones en alrededores de las escuelas, cuando debería saber que no estaban por fuera. Lo que él presenta tiene el carácter de declaración jurada, y tendenciosamente mide la distancia de la escuela rural en diagonal con el vértice del lote y, aun así, no le da la distancia”, apuntó en diálogo con ERA Verde la titular de la vecinal de Colonia Ensayo, Ximena Rosso.

La representante de los pobladores de Tierra Alta también comentó la indignación de todos los vecinos al enterarse de la toxicidad de la receta declarada por el agrónomo. Porque una vez conocida la presentación, se realizó una consulta con un especialista quien les transmitió que lo registrado era una “combinación muy tóxica” y que esto demandaba “evacuar a las embarazadas”, señaló el biólogo a quien los vecinos pidieron un punto de vista experto. Además, agregó en el testimonio, el aludido cóctel agroquímico es tan nocivo que “no se puede aplicar al lado de la escuela rural”.

Ante la sumatoria de irregularidades, los vecinos decidieron denunciar la situación ante sede policial. Las autoridades transmitieron esto a Pérez Marquezín quien, ante las requisitorias, retiró la receta agronómica prometiendo corregir y presentar una nueva. “Lo que más impresiona es que presentada la receta, si nosotros no advertíamos estas irregularidades, tenía todas las posibilidades de hacerla”, manifestó Rosso, quien apuntó que esta situación es la que determinó que los pobladores dieran a conocer el episodio para advertir de estas maniobras de “si pasa, pasa”. También se alzaron críticas a la Dirección de Agricultura de Entre Ríos que dejó pasar la anomalía, sin control, ni sanción.

Colonia Ensayo

Deben caminar cinco kilómetros hasta el hospital Fidanza y reclaman cambios a Salud

La propuesta de los empleados consiste en cambiar el sistema de guardias a turnos de 16 horas.

Publicado

el

Los empleados del hospital Fidanza reclaman cambios en los turnos ya que deben caminar cinco kilómetros desde la ruta 11. Patricia Sanabria, de UPCN, dijo que una resolución del ministerio de Salud complica la asistencia al trabajo.

Los trabajadores del Hospital Dr Enrique Fidanza, en Colonia Ensayo (departamento Diamante) presentaron una solicitud formal para abordar una problemática de larga data relacionada con el transporte. Desde 2006, los empleados han enfrentado dificultades debido a la falta de un medio de transporte directo al hospital, lo que les obliga a caminar cinco kilómetros desde la Ruta 11. Esta situación se ha agravado con la resolución del Ministerio de Salud de implementar turnos rotativos de ocho horas, complicando aún más el traslado de los trabajadores.

Patricia Sanabria, dirigente de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), comentó que la propuesta de los empleados consiste en cambiar el sistema de guardias a turnos de 16 horas de corrido, permitiéndoles así reducir los costos y el tiempo asociado al desplazamiento.

Señaló que, a pesar de que la dirección del hospital ha aprobado esta modificación para el personal de enfermería, aún se espera una respuesta por parte del Ministerio de Salud. La situación ha generado un clima de incertidumbre entre el personal, que busca una solución efectiva para garantizar su bienestar y la continuidad de la atención médica de calidad en el hospital Fidanza, una institución esencial para la comunidad pero desafortunadamente ubicada en una zona de difícil acceso.

«Los trabajadores de la institución presentaron el reclamo por una problemática que tiene que ver con el traslado. El colectivo los deja en la ruta y tienen cinco kilómetros hasta el hospital. Es un hospital atípico porque está muy alejado y el ministerio de Salud resolvió que se hagan ocho horas rotativas y a la gente se le complica un montón el traslado», explicó Sanabria.

En ese sentido, explicó que «si los trabajadores tuvieran un medio de transporte podrían, pero no lo tienen». «Los trabajadores de la institución solicitan poder trabajar 16 horas y que abarque la tarde y la noche. Así, ellos ahorran costos. Los directivos de la institución aprueban que el personal de enfermería pueda trabajar 16 horas, pero Salud no ha dado respuesta», agregó.

Por último, la dirigente remarcó que «esto impacta en la asistencia del personal que brinda cuidado a las personas» y que ahora se observa más «ausentismo porque no tiene forma de trasladarse y ya no tienen dinero».

Continue Reading

Lo más visto